España despide el año 2011 al borde de la recesión y con el reto de reducir el déficit en 36.500 millones