España se ha distanciado de Irlanda y Portugal, aunque urge actuar, dice el FMI