España es el país europeo que más financiación recibe