España registró la mayor tasa de paro femenino de la UE-27 en 2008 según el IEE