España paga más por su deuda pero sigue lejos de Portugal, Grecia e Irlanda