La presión sobre España se suaviza tras la compra de deuda por parte del Banco Central Europeo