España, tocada pero no hundida