El príncipe Felipe "vende" las oportunidades de España ante los inversores extranjeros