La caída del Euríbor permite a las familias ahorrarse 4.000 euros al año en la hipoteca