El Eurogrupo exige un recorte de 5.000 millones de euros