Europa y España siguen jugando al gato y al ratón