Europa estudia qué hacer con Grecia