En Europa, "no hay nadie"