La Eurozona cerró 2010 con una inflación del 2,2 por ciento por la subida de la energía