El FMI receta a España continuar con la moderación salarial