FMI, la UE y el BCE revisan la economía griega ante un déficit elevado de 10 por ciento