El FMI considera que España es el mejor ejemplo de país en la buena dirección