El FMI cree que la zona del euro está en una encrucijada clave para su futuro