El FMI mejora sus perspectivas para Latinoamérica, que crecerá un 5,7 por ciento en 2010