El FMI está preocupado por los niveles de deuda que alcanzarán las economías europeas en 2011