El FMI mejora su previsión de déficit para España en 2012, pero sigue siendo más pesimista que el Gobierno