La recta del FMI: Bajar salarios y abaratar los despidos