El FMI no avisó de forma clara y suficiente sobre los riesgos y debilidades que causaron la crisis