Fitch recorta fuertemente su previsión de crecimiento para España en 2012, del 1,6% al 0,5%