Fitch mantiene el rating mínimo de las CCAA, pero alerta de la incertidumbre política