El Foro Económico Mundial advierte de que el mundo no puede resistir una nueva crisis global