Francia cree que la crisis ha destapado problemas de organización en Europa