Francia impone una tasa excepcional a las rentas que superen el medio millón de euros