El G-20 llega a un acuerdo para medir los desequilibrios globales