G-20 vigilará de cerca a siete de sus miembros para corregir desequilibrios