G20: Sálvese quien pueda