GM y Chrysler aseguran que el cierre de los concesionarios es clave para sobrevivir