García Tejerina no cree que las industrias lácteas puedan trasladar la multa a ganaderos y consumidores