García Tejerina cifra en unos 11 millones las pérdidas de los agricultores por la subida del Ebro