Garoña calienta el Ebro diez grados más de lo permitido, según un informe