General Motors pierde un 45% de su demanda en marzo en EE.UU.