El Gobierno espera que Brasil crezca hasta un 4,0% y pase lejos de la recesión global