El Gobierno español emplaza a Telefónica y a Portugal a adaptarse a la sentencia