El Gobierno reclama a la UE "solidaridad" para que los países con problemas "se financien razonablemente"