Un asesor del Gobierno alemán considera que la crisis del euro es una ficción