El Gobierno abre la puerta a ampliar la aportación de la banca al Fondo de Garantía