El Gobierno niega que valore cobrar por el uso de las autovías públicas como piden constructoras y concesionarias