El Gobierno y la banca insisten en pedir velocidad en la reestructuración