España puede afrontar la crisis griega con “solvencia y serenidad”