El Gobierno alemán admite que la economía germana se desaceleró