El Gobierno eleva sus previsiones de paro, que hasta 2014 no bajará al 16 por ciento