El Gobierno garantiza el futuro de las pensiones aunque admite alguna reforma