El Gobierno reducirá la inversión pública en un 40 por ciento