El Gobierno irlandés presenta un plan encaminado a ahorrar 15.000 millones