El Gobierno y los magallánicos retoman el diálogo y los turistas intentan salir de la región